Kelly Gualsaqui – Kilogramo: «Estoy muy orgullosa del camino que he seguido»

157 vistas

Kelly Gualsaqui es una muralista Lojana conocida artísticamente como kilogramo o KG, estudió en la Universidad Nacional de Loja (UNL) y en el Instituto Superior Tecnológico “Daniel Alvarez Burneo” (ISTDAB). Gualsaqui aporta una perspectiva femenina a sus trabajos en murales, gráficas, ilustraciones, pintura corporal, etc. En esta entrevista conoceremos más sobre el proceso de sus diseños y la influencia asiática que tienen sus obras.

Gualsaqui cuenta que toda su vida se ha interesado en la pintura y que sus padres, a pesar de que ellos no hacen arte, han sido una gran influencia en su desarrollo. De algún modo, siempre estuvieron apoyándome con mis cuadernos de dibujo o comprándome acuarelas, añade. Al salir del colegio trabajó con unos chicos que hacían arte urbano en Loja llamados Los Huesos de Buda. Con ellos aprendió lo necesario para comenzar a pintar muros, hasta que decidió sacar su propia obra y empezar a pintar sola en la calle. 

 

Al principio la muralista solía firmar sus trabajos con nombres japoneses, le gustaban, pero sentía que ninguno la representaba por completo. Me rendí y comencé a firmar con mis iniciales, un día un amigo me preguntó el significado y mi mejor amiga de ese tiempo respondió con ironía que era por Kilogramo, por eso me llamo así. Le gusta que el nombre no se refiera a algo masculino ni femenino en sí, sino que hable de una unidad de fuerza. 

Gualsaqui nos comenta que muchos de sus trabajos tienen referencias marcadas sobre la cultura asiática. La artista disfruta del anime, películas como “Tekkonkinkreet” y de los dibujantes asiáticos. Por lo que, para llevar a cabo su proceso de creación, primero, busca documentarse con todo lo que puede sobre el tema qué va a realizar; se inspira viendo películas, leyendo libros de arte o indagando en páginas de Facebook de arte conceptual. Todo eso me ayuda a documentarme, una vez extraigo el conocimiento hago una serie de bocetos y luego llevo a cabo las composiciones. Es así como fluyen sus ideas para empezar a pintar los murales, realizar dibujos o ilustraciones. 

 

“Cualquier cosa puede ser motivo de creación, desde las más pequeñas y sencillas hasta las gigantescas».

Kelly Gualsaqui – Kilogramo

 

Del mismo modo, entre sus mayores referentes están el artista chino Li Cheng y el artista mexicano Jesús Benítez, según Gualsaqui, desde que los conoció cambiaron su vida. Tengo como meta poder trabajar con uno de ellos o con mujeres muy fuertes como Ledanía, Paola Delfín y Alfred, sería increíble poder trabajar con ellos porque saben las vivencias de uno, dice.

En cuanto a los materiales que utiliza en sus obras, ella nos comenta que suele usar con mayor frecuencia la pintura acrílica y en ciertas ocasiones el aerosol para dar detalles específicos. También, suele pintar los muros con una mezcla de agua y látex para formar veladuras. Gualsaqui es una amante del dibujo hecho con tinta, sin embargo, en la actualidad aprovecha de usar técnicas digitales y realiza sus ilustraciones en el programa de Procreate. Estoy constantemente viajando y siempre llevo conmigo mi iPad, pero antes solía trabajar con Photoshop en mi computadora, creo que nada iguala a ese programa.

Por otra parte, Gualsaqui comenta que emplea la Teoría del color para lograr hacer buenas combinaciones entre cálidos y fríos. Generalmente, le gusta usar colores complementarios como el amarillo y el violeta, el naranja y el azul o el rojo y el verde. Conviene subrayar, que tiene como propósito salir del país y participar en los festivales de pintura más grandes del mundo que se dan en el continente asiático como en Shanghái y Hong Kong. Son festivales tan grandes y muy pocos latinos han podido ir, espero que mi trabajo alcance ese nivel para poder llegar a ese lugar.

A pesar de que cada una de las piezas que ha realizado es única y la han ayudado a crecer artísticamente, desde un punto de vista sentimental, KG específica que tienen un mayor significado esos trabajos donde se involucra con la comunidad. Es decir, aquellos en los que hay niños que tienen ganas de crear y de pintar para poder darles una brocha y enseñarles. Me hubiera encantado poder pintar un muro a los 12 o 13 años, pero no tuve esa oportunidad, añade. Cuando ella inició no conoció a nadie que tuviera la cortesía de enseñarle, por eso, hoy en día trata de transmitir su conocimiento a los más pequeños.

 

“Enseñar es increíble, siento que el conocimiento debe compartirse”.

Kelly Gualsaqui – Kilogramo

 

Desde su perspectiva, Kilogramo menciona lo prometedor que está el panorama para el arte urbano en el país. Cada vez más se dan convocatorias donde el nombre del artista empieza a tener más peso y se premia el trabajo que realiza. Cuando yo comencé asistí a eventos donde solo me daban el espacio y tenía que pagarme transporte, comida, hospedaje, pinturas y todo, cuenta. Además, estos espacios logran que los artistas perfeccionen su trabajo constantemente y establezcan una línea de trabajo, es decir, se marca una pauta para que el resto de artistas saquen obras increíbles y de este modo tener una competencia sana. Si todos hiciéramos lo mismo, nadie crecería, me gusta que cada artista lance algo más loco porque da ganas de hacer más cosas, alcanzar otros niveles y superarte.

Finalizando con la entrevista, Gualsaqui volvió a reafirmar lo importante que es para ella salir del país y pintar en lugares como Francia, México o Chile. Ya que me gradué de la Universidad tengo en mente salir del país y participar en un evento de renombre para demostrar que mi nivel está llegando a esos espacios, concluye.

 

 

 

Editado por: Coraima Posligua

 

 

¡Dato importante!

¿Eres artista independiente?

¿Te gustaría ser parte del blog?

Contáctanos y cuéntanos de ti, escríbenos a blog@sensorial.org.ec

 

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *