Washo Martínez: “El artista tiene muchas virtudes, una de esas y la más importante es el amor”

143 vistas

Con el pincel como su fiel compañero y las notas musicales como su voz, Washington Martínez, conocido cariñosamente como Washo, se ha labrado un camino artístico tan versátil como apasionante. Este pintor y músico ecuatoriano ha forjado su identidad creativa dominando diversas técnicas pictóricas y explorando una amplia gama de géneros musicales, desde el folclore latinoamericano hasta el jazz. Su pasión por el arte no solo lo ha llevado a crear obras inspiradoras, sino también a ser un ferviente defensor de la importancia del arte en la vida de los jóvenes y niños de su comunidad. Conozcamos más acerca de la fascinante trayectoria y las motivaciones que impulsan al talentoso Washo Martínez en su búsqueda por llevar felicidad a través del arte.

Washington Martínez es un pintor y músico, que se describe así mismo como un ciudadano multifacético, un padre de familia y un trabajador del arte. Tanto en la pintura como en la música, demostró ser un talento versátil, dominando diversas técnicas y géneros. Su pasión por la fusión de la música latinoamericana, nacional y universal, jazz, sanjuanito y salsa lo llevó a emprender una carrera artística llena de creatividad y búsqueda constante. Soy un creador, soy un trabajador creativo y gusto de inventar cosas, pero sobre todo gusto de hacer que la gente sea feliz, comenta. Asimismo, es un impulsor de que los jóvenes y los niños tengan posibilidades y recursos no tanto monetarios, sino de sistemas para mejorar la capacidad de vida a través del arte.

“El arte ayuda para vivir, para crear pensamientos, salud emocional, qué es lo más importante, y lo cual muchos adolecemos en toda nuestra sociedad.”

Washo Martínez

Martínez descubrió el mundo del arte a la edad de 18 años, mientras estudiaba en un internado con el objetivo de convertirse en sacerdote, un encuentro con la música fuera de las paredes de la institución cambió su destino. Enamorado de los sonidos y maravillado por la magia que los artistas pueden crear, empezó a tocar el bombo en una agrupación llamada “Indígenas del Ecuador” en 1984, lo que marcó el inicio de su desarrollo artístico en la música. Me encantó el sonido, me parecía mágico, yo no podía creer que hubiera tanta maravilla, que el ser humano podría crear cosas tan hermosas, expresa.

Pero, su pasión por el arte no se detiene ahí, ya que desde aproximadamente 1992, también incursionó en el mundo de la pintura, creando obras que se encuentran en prestigiosos museos y colecciones del gobierno provincial, la casa de la cultura y la municipalidad. A pesar de los desafíos que enfrenta como artista creador, Washo sigue adelante con su misión de llevar al público hacia nuevas formas de expresión y pensamiento a través de su arte único e innovador.

Washo decidió estudiar en el conservatorio para adquirir más conocimientos, aunque pronto sintió que ese camino no lo satisfacía plenamente, lo que lo llevó a escoger el arte como su verdadera pasión, guiándose por su intuición y corazón, los cuales hasta ahora no le han fallado. Si bien ser Washington Martínez en la ciudad de Ambato puede tener sus desafíos, él se dedica a desarrollar su arte con la comunidad y, especialmente, con los jóvenes.

Para Martínez, el arte es un pretexto con el que se puede despertar la capacidad de asombro en las personas y llegar a sus corazones y mentes. Puedo hacer muchas cosas interesantes con la música y otras más con la pintura, pero solo es un pretexto para llegar al ser humano, dice. Su objetivo primordial es hacer que la gente sea feliz a través del arte y brindarles oportunidades y recursos para mejorar sus vidas. A pesar de su apariencia apasionada, es un artista con un corazón dulce y un firme deseo de justicia en un mundo que a menudo carece de ella.

En su camino hacia el mundo del arte, Washo reflexiona sobre su formación como artista y la importancia del aprendizaje proveniente de diversas fuentes. Él menciona que no existe una autoformación completa, ya que siempre se necesita aprender de algo o alguien. Durante la entrevista se mostró crítico hacia el modelo tradicional de enseñanza y enfatizó la relevancia de formar a verdaderos maestros para el beneficio de las nuevas generaciones. Además, señala la importancia de preservar y fomentar el teatro y otras manifestaciones artísticas en la ciudad de Ambato. El artista insiste en la necesidad de crear espacios que promuevan la verdadera grandeza del pensamiento y la cultura, donde el arte sea una fuerza transformadora y sanadora para la sociedad.

Por otro lado, en cuanto a su estilo como artista, Martínez no considera tener un estilo único, pero todas sus creaciones siempre se enfocan en el ser humano, siendo esta su principal inspiración y pasión. También puede dibujar diversos paisajes a su estilo, pero lo que realmente le atrapa es dibujar al ser humano, ya que adora generar ese tipo de obras y lo hace feliz poder compartirlas con los demás. Soy feliz cuando hago algo más allá del aplauso, porque mi verdadera recompensa está en el brillo de los ojos, de la sonrisa y en ver que logré llegar al corazón de las personas, explica.

La principal inspiración de Martínez, al crear sus obras de arte, no es algo específico o concreto, más bien él se enfoca en trabajar y enfrentar el lienzo en blanco, lo que le resulta un desafío enorme y lleno de miedo. No suele tener una idea preconcebida en su mente, sino que comienza a pintar sin saber exactamente qué creará. Su obra fluye de manera espontánea y directa a través de la pincelada, lo cual es resultado de su amplia experiencia y oficio como artista. Por ello, un artista debe tener un equilibrio entre la técnica, el mensaje y la estética para el desarrollo de la habilidad, así como también debe tener claro tres cosas: la voluntad, la conciencia y la expresión. Washo no se planteó preguntas detalladas al empezar en el arte; más bien, se dejó llevar por su curiosidad y pasión por el sonido y el color.

“El arte ha sido un camino para nada recto, ha sido un camino lleno de espirales, de esquinas dobladas, de precipicios, de subidas enormes y de cimas maravillosas también”.

Washo Martínez

Aunque respeta y admira a grandes artistas como Picasso o Modigliani, no sigue a ningún maestro en particular. Prefiere nutrirse de todas las fuentes, aprendiendo de cada uno y considerando a todos como sus maestros. Su enfoque artístico es diverso y no se encuadra en ninguna tendencia específica. Se siente libre de estar en diferentes lugares y explorar distintos enfoques creativos. A pesar de la lucha y los desafíos en su camino artístico, Washo sigue avanzando y adaptándose a las circunstancias, manteniéndose siempre en movimiento hacia sus metas.

Para él, los artistas pueden llegar a ser muy apasionados y pueden sacar cosas lumínicas como también oscuras, ya que, estas enriquecen su crecimiento como artista. Washo destaca que, aunque el arte puede transmitir pasiones intensas y emociones fuertes, es importante cultivar las virtudes y el amor como base para la creación artística. En su visión, el arte debe ser libre y sin ataduras, y su valor se encuentra en la capacidad de conectar con las emociones y experiencias individuales de cada espectador.

Culminando con la entrevista, Martínez aconseja a los jóvenes que deseen convertirse en artistas a no tener miedo y a ser conscientes de que ser artista siempre ha sido y será una lucha. A pesar de las dificultades que puedan enfrentar, les anima a seguir adelante, porque en cualquier época, el arte siempre será valioso y necesario, no obstante deben prepararse para enfrentar muchos desafíos a lo largo de sus vidas.

 

 

 

 

 

Editado por: Coraima Posligua

 

 

¡Dato importante!

¿Eres artista independiente?

¿Te gustaría ser parte del blog?

Contáctanos y cuéntanos de ti, escríbenos a blog@sensorial.org.ec

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *