Omar Aguirre: “No me imagino sin la danza”

4.573 vistas

Omar Aguirre León nació en 1957 en la ciudad de Guayaquil. Es un artista independiente que con el tiempo ha adquirido una gran experiencia como bailarín y coreógrafo. En la entrevista que se realizó por la plataforma Zoom nos relata cómo fueron sus inicios en el mundo de la danza y cómo se fue abriendo paso como coreógrafo.

Aguirre tenía 20 años cuando comenzó a desenvolverse en el arte. Al principio lo hizo como actor de teatro y nos comenta que, a pesar de ser tímido, logró vencer el miedo escénico con la ayuda de las personas que lo acompañaron durante su proceso teatral. Luego, a los 24 años, se enamoró de la danza cuando presenció por primera vez un espectáculo de danza-teatro que presentó la agrupación «Sarao» de Guayaquil.

El artista menciona que, al comienzo, no sentía atracción hacia la danza contemporánea, pero las nuevas tendencias y el acercamiento que tuvo con el teatro, la pintura y la video-danza, hicieron que viera una nueva posibilidad de integrarse y conectar con este estilo artístico. Sus primeros pasos como estudiante de danza se realizaron en la Escuela de Ballet de la Casa de la Cultura Núcleo del Guayas.

La trayectoria de Aguirre lo ha llevado a ser integrante de agrupaciones como «Sarao», «Danza Sur» y «Cero Danza», así como también, ha sido parte de la «Compañía Nacional de Danza del Ecuador» y «Franco Ecuatoriana Paralelo Cero». Desde su perspectiva describe a la danza contemporánea como la múltiple posibilidad de expresión, ya que para él es imposible encasillarla al ser un arte que está en constante renovación. Además, también comenta que vivir en movimiento para él es estar vivo y presente de una manera infinita. 

«No me imagino sin la danza o sin moverme, cuando la descubrí, descubrí la libertad, me dio la oportunidad de ser yo mismo. La danza es poesía, todo es danza».

Omar Aguirre

En 2001, Aguirre ganó la categoría «Nuevos Coreógrafos» en el Festival Alas de la Danza. Allí presentó su obra «100 metros bajo tierra«, un solo que originalmente se iba a trabajar como un dúo en el año 2000, esta pieza de arte trata sobre la tragedia de «Hamlet» escrita por William Shakespeare. Sin embargo, su estructura tuvo un ligero cambio porque el bailarín que lo iba a acompañar no pudo estar en dicha presentación. En esta coreografía el personaje que es interpretado por Omar utiliza una bacinilla que simboliza el recuerdo de su niñez, además, el protagonista maneja sentimientos de culpabilidad con respecto a la belleza.

En ese período también expuso la coreografía «Retro», una obra con matices de comedia, denuncia social y crítica a la tecnología. Aguirre menciona, que lo interesante de interpretar «Retro», a pesar de que no haya ganado un premio, se debe a que su coreografía se realiza en dúo, motivo por el cual ha sido bailada por algunos artistas. La bailé por última vez en 2019 antes de la pandemia y me es gratificante mirar a otras personas llevarla a cabo. No sé si algún día la vuelva a remontar, pero sin duda es una obra que sigue vigente.

Otro de sus proyectos es «Encontrados», una coreografía basada en la obra «La caverna» del escritor José Saramago. Aguirre indica que, su interpretación fue llevada a cabo desde su experiencia, dado que la obra relata la pérdida de los valores al pasar el tiempo y el hecho de que la modernidad se va llevando lo que algún día fuimos. En la puesta en escena se encuentra un perro, que de acuerdo con el bailarín da la connotación del amor incondicional a su dueño, porque los animales son tan puros que nos siguen sin esperar nada a cambio. Desde mi desarrollo como creador del movimiento, fue una transición de búsqueda en el sentido poético, al público le gustó mucho, se conmovió. A partir de ahí, comencé a trabajar la técnica de la improvisación con mayor énfasis y a reconocer otros puntos de partida.

Omar vivió siete años en Quito desempeñándose como bailarín de la Compañía Nacional de Danza del Ecuador y en 2013, regresó a Guayaquil a trabajar de manera independiente realizando obras, dando clases y tomando muchas residencias para mostrar su trabajo en la ciudad. Es por esto que Aguirre decide crear un evento para que bailarines y coreógrafos muestren su talento, este encuentro llamado “Monotemáticos del movimiento” se encarga de presentar trabajos en solos y dúos. En la primera edición estuvieron: Jaime Pérez, Lucho Mueckay y dos bailarines de la Compañía Nacional del Ecuador. Al año siguiente participaron: Jeny Carvajal y Carolina Pepper. En el 2019, se llevó a cabo la quinta edición, sin embargo, este evento se vio suspendido por la llegada del Covid-19.

Aguirre reflexiona sobre su carrera y determina que esta se ha visto impulsada por etapas, ya que los solos de danza le han dado el respaldo necesario como coreógrafo y bailarín. Además, la actuación le brindo un plus como intérprete. Él considera que en el 2001 sus obras «100 metros bajo tierra« y «Retro» lograron destacar su nombre en el mundo del arte, al igual que en 2020 lo hizo «Erodita«. La estima que le tiene a cada una de sus creaciones ha marcado un sentimiento personal en él.

La creación y composición de las coreografías que realiza Aguirre se dan por medio de la escucha que mantiene con sus bailarines, es un espacio en el que cada uno de ellos aporta en la elaboración. Del mismo modo, está constantemente atento a los nuevos discursos y a las nuevas formas de comunicación. El proceso es siempre un paso nuevo y no sabemos dónde nos lleva. Como dicen por ahí, no importa llegar, sino el viaje, la búsqueda y los hallazgos que realizamos hasta llegar ahí.

El coreógrafo empezó a dar clases para aumentar sus ingresos y con esta experiencia logró descubrir su gusto por enseñar, por lo que hoy en día imparte lecciones encaminadas a que sus alumnos sean creativos y entren en confianza con esa capacidad de descubrir. No soy muy metódico, me gusta jugar a movernos y ese es mi punto de partida cuando doy clases.

En 2021, estrenó «Ortodoxxx», un proyecto escénico que tiene 45 minutos de duración y en el que participan 6 bailarines. Y, en abril del 2022, presentó «Pulsiones», un video-danza que efectuó en conjunto con Cindy Canto y Max McClure. Para concluir, Aguirre nos contó que está planeando y buscando cómo realizar una propuesta a partir de la danzaterapia con un grupo de bailarines contemporáneos, puesto que considera que la edad no es una limitación, dado que para él moverse es igual de importante que respirar. 

 

«Estamos encaminando a la danza terapia, para sanar. Por ese camino me he decidido. No una danza competitiva, ni frustrante, ni que me inhiba, solo danza para crear y creer en uno mismo».

Omar Aguirre

 

Editado por: Coraima Posligua

 

 

 

¡Dato importante!

¿Eres artista independiente?

¿Te gustaría ser parte del blog?

Contáctanos y cuéntanos de ti, escríbenos a blog@sensorial.org.ec

 

 

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *