Mel Mourelle «La música es un encuentro con uno mismo»

252 vistas

 

A Melissa Margarita Mourelle Ibarra le gusta que la llamen ‘Mel’, es hija de la artista profesional esmeraldeña, Melissa Ibarra, conocida como ‘Melissa La Grande’. Mel Mourelle descubre la pasión por la música desde niña gracias a la influencia de su madre, en eso que ella expresa como un «universo» lleno de cantos, conciertos, brillos, escenarios con luces y público aplaudiendo. En su niñez y su adolescencia fue una persona muy tímida, por lo que no sabía cómo manejar lo que veía en su mamá. Pero, con el tiempo decidió continuar estudiando canto en la ciudad de Quito, en aquel proceso descubrió que la necesidad era crear música y no recordarla. Cuando necesito revivir el llamado de mi pasado, escucho y canto boleros, alude la artista.

Para Mourelle la música es un encuentro con uno mismo, una herramienta que deletrea todo lo que pasa en nuestro espíritu y que ayuda a viajar en el tiempo y en el espacio. Dado que, la música es un lenguaje universal que circula entre culturas y tradiciones, ayudando a reconocer lo diferentes que somos, pero a la vez nos muestra que no estamos tan lejos los unos de los otros y que somos una sola especie.

“La música transmuta y se transforma desde el cuerpo y la intuición, por eso para mí, no tiene limitaciones ni fronteras”. 

Mel Mourelle.

Ella encuentra que su proceso creativo no es estático, sino que puede ser muy orgánico, desde tomar la guitarra y hacer melodías o lanzar ideas de letras desde la necesidad del desahogo. Como también, puede ser un acto planificado y pensado por partes, de manera más técnica. Actualmente, se encuentra puliendo canciones que han surgido de ese proceso creativo. Sin duda alguna, Mourelle siempre encuentra la manera de activar su creatividad con diversas actividades, ya sea por medio de la danza o la lectura, etc. El tiempo es relativo, depende de las necesidades de cada canción, menciona la cantante.

 

 

Sobre “Ya no soy”

La canción “Ya no soy” surgió cuando Mourelle tenía entre 18 y 19 años. Tenía otros tintes, otros sonidos, un poco más melancólicos, comenta. Todo el proceso fue orgánico y espontáneo, en la canción se pueden apreciar frases como: «ya no me tomes en tus manos de metal». La cantante se encontraba en una relación donde todo parecía ir bien, a pesar de los problemas e inconvenientes que estaban atravesando, por lo que para ella fue una sorpresa escribir esta letra, ya que de pronto parecía un tipo de profecía. 

Luego, empezó a conectar parte de un rap a medida que unía todo el concepto de la canción sobre los labios de sal, las manos de metal, el no ser el pez de nadie, etc. Reflejando lo que sucede en el mundo y en Ecuador, también decidió cambiar un poco la armonía y a tocar de formas diferentes, además de jugar con algunos amigos hasta que las ideas se fueron consolidando.

 

 

Más sobre Mel Mourelle

Mourelle obtiene su inspiración del amor, ese que llega un día y de pronto no está más, de las historias de su mamá, de sus amigas y también, de todas esas historias de injusticia que le han atravesado el alma. Ella habla de la vida como el sistema social en el que coexistimos. Le encanta la vida y considera que es maravillosa, pero hay muchas otras cosas inmersas en este contexto como la construcción social, que nos impide volar libremente. Pero, para ella, la música ha sido el mayor aporte para lograr su independencia y darse cuenta de que ella misma puede ser su propia jefa, su empleada, su dueña y su veneno.

El consejo de Mourelle para su carrera ha sido no dejar de confiar en lo que quiere hacer desde su corazón, sin entrar en el romanticismo de la creación. Esto, teniendo en cuenta que a veces se pierde un poco la autocrítica por tener ese amor tan elevado sin criterio. Fue el mejor consejo que me han dado, seguir las orientaciones externas de la gente, escuchar buenas críticas, buenos comentarios y consejos, pero sin renunciar a ser quién yo creo que puedo llegar a ser con mi música y mi arte, explica.

 

 

La cantante nos cuenta que desde que se mudó de su provincia a la capital ha enfrentado varios retos. El primer desafío fue no contar con un espacio seguro y de formación en su provincia. Luego, tuvo que adaptarse a las nuevas dinámicas y realidades siendo muy joven. El otro reto ha sido ser la única mujer en casi todas las agrupaciones en las que ha estado; por lo tanto, ha tenido que ser muy fuerte para no ceder ante dinámicas de micro machismo, especialmente porque no son machismos abiertamente mencionados. También, Mourelle tuvo que abrir su espacio como siendo de otro lugar, como un reto, sin tener suficientes recursos para continuar sus estudios, trabajando y estudiando al mismo tiempo, viendo la vulneración de su voz en ese proceso por exceso de trabajo.

“Ha válido totalmente el esfuerzo, el sacrificio y la alegría”.

Mel Mourelle.

La preparación de Mourelle ha ido evolucionando con el tiempo, actualmente es un poco más completa, porque también está entrenando su cuerpo, la parte física, corporal y de expresión. En el último concierto que tuvo, realizó una hora y media de calentamiento, 40 minutos de calentamiento físico para ubicar la mente en el presente y calentamientos vocales, del mismo modo toma infusiones para soltar las energías negativas. Nos comparte que está muy feliz de poder continuar el legado de su madre en la música y el canto. Le da mucha satisfacción poder compartir con su madre este sentimiento de ir a sus conciertos.

La música logra salvarme en esta vida”.

Mel Mourelle.

Para el 2023, tiene previsto sacar nueva música que ha estado tocando en vivo, pero que todavía no está en ninguna plataforma. Es decir que, se viene un EP y varios sencillos para que la gente pueda seguir acompañando, coreando y para que cada vez la energía en el show en vivo sea más fuerte. Mourelle siente muchísimas ganas de poder filmar videoclips y espera que salga un videoclip de uno de sus temas que se titula la Flor de la Badea. Y así, que vayan saliendo más cosas, esto siempre es gracias a la colaboración de todas las artes que coexisten con mi arte, la música, concluye la intérprete.

Para finalizar, la cantante deja un agradecimiento a la gente que cree en el trabajo en comunidad, aquella que cree y confía en que es posible activar los espacios creativos y artísticos. Todos nosotros somos movilizados por el amor y eso nos lleva a hacer cosas reales, menciona. Además, está preparando una gira por todo el país, aunque aún no tiene una fecha establecida. Mourelle invita a que la sigan en sus redes sociales para estar atentos, ya que lo que está por venir será sumamente interesante. Pueden encontrarla en Instagram, Facebook, YouTube y Spotify.

 

 

 

 

Editado por: Coraima Posligua

 

 

¡Dato importante!

¿Eres artista independiente?

¿Te gustaría ser parte del blog?

Contáctanos y cuéntanos de ti, escríbenos a blog@sensorial.org.ec

 

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *